7 consejos para tener una oficina profesional de forma económica

7 consejos para tener una oficina profesional de forma económica

Cualquier emprendedor o pequeña empresa necesita una oficina en la que poder desarrollar su trabajo y recibir a los clientes o proveedores. Al principio puede ser complicado porque supone de un importante gasto que afecta a las ganancias. Sin embargo, se puede tener un buen espacio de trabajo de forma económica y en este artículo te vamos a dar 7 consejos para tener una oficina profesional.

  1. Busca un local barato

El primer consejo para conseguir tener una oficina profesional de forma económica es buscar un local barato. Eso sí, tendrás que prescindir de algo, ya sea estado, tamaño o ubicación.

Y es que el precio de un local en el centro de la ciudad y en una zona alejada puede variar considerablemente. Por lo que si para tu negocio no es prioritaria la ubicación puedes buscar en barrios alejados o incluso en pueblos cerca de la ciudad. Eso sí, intenta al menos que no sea difícil aparcar por la zona para que tus clientes o proveedores puedan visitarte con facilidad.

Otro aspecto que puedes prescindir para conseguir una oficina por menos precio es el estado. En muchos casos los propietarios no se molestan en poner a punto los locales, los alquilan tal y como los reciben. Pero por ello piden una mensualidad más baja que la del mercado. Así que si no te importa tener que hacer una limpieza profunda o pintar un poco las paredes encontrar un local de este tipo puede ser una oportunidad.

También el tamaño afecta a la mensualidad del alquiler de oficinas. Está claro que cuanto más grande sea más cuesta. Así que si estás tú solo o el equipo es reducido puedes optar por una oficina pequeña.

  1. Apuesta por un espacio de coworking

Antes decíamos que si quieres tener una oficina profesional debes encontrar un local barato. Pero si en tu ciudad hay espacios de coworking puede ser la opción más interesante. Porque en este tipo de espacios se incluyen otros servicios además del alquiler de oficina.

“Nuestro inquilinos tienen incluido en el precio del alquiler los suministros y otros servicios como secretariado, mantenimiento, limpieza, internet, plaza de parking  y acceso a las zonas comunes”, explican desde este centro de coworking en Barcelona que ofrece alquiler de oficinas privadas y virtuales.

De esta forma, incluso puede salir más económico apostar por este tipo de espacios, ya que no hay que sumar facturas de luz, gas, agua o internet al precio del alquiler. Por supuesto, dependerá del precio del alquiler en tu zona, pero debes valorar al menos esta opción.

  1. Cuenta con lo básico

Si quieres tener una oficina con un presupuesto bajo debes prescindir de cosas que no son 100% necesarias. Así que deberías contar con lo básico para poder comenzar a trabajar, tanto en mobiliario como en maquinaria. Por supuesto, los elementos básicos dependerán en función de tu área de actividad y tu forma de trabajo.

Pero sí o sí necesitas un escritorio, una silla, un ordenador y material básico de oficina como folios, bolígrafos y carpetas. También sería conveniente contar con una impresora o escáner y un teléfono de empresa. Pero estos son los elementos imprescindibles que necesita cualquier empresa o freelance.

  1. Personaliza con pequeños detalles

Para transmitir una imagen profesional se deben personalizar las oficinas. Y se puede conseguir con pequeños detalles.

Por ejemplo, puedes crear una pegatina con el logotipo de tu empresa para poder poner en la puerta de la oficina o en una pared. También sería conveniente que en el espacio de trabajo hubiese detalles con los colores corporativos. Puedes apostar por tonos impersonales como el blanco o la madera y después apostar por elementos decorativos con tus colores como cuadros, alfombras, cubos de basura o sillas.

  1. Prescinde de lo que no necesites

Este truco es básico para evitar gastos innecesarios, pero que siempre viene bien recordar. Y es que debes prescindir de lo que no necesites.

Por ejemplo, actualmente ya no es necesario contar con un teléfono fijo en la empresa. En muchos casos se puede funcionar tan sólo con un teléfono móvil. Así que si puedes evitar el gasto de esa línea hazlo. Pero este solo es un ejemplo, debes pensar en todos los gastos que tienes en la empresa e intentar reducirlos para pagar solo aquello que realmente necesites.

  1. Reutiliza muebles y artículos decorativos

El mobiliario es uno de los costes más altos a la hora de montar una oficina. Y para reducir este gasto puedes apostar por reutilizar muebles y artículos decorativos.

Por ejemplo, aquella estantería que tienes en casa pero que no necesitas la puedes aprovechar en la oficina, ese cuadro que ya no te gusta coge el marco para poner una lámina motivadora…

En definitiva, intenta reutilizar mobiliario que ya no quieras o necesites o en tu hogar. Y pregunta también a familiares o amigos, porque puede que estén pensando en tirar algún mueble que tú puedas aprovechar. Y que no te de miedo que sean muebles diferentes, tan sólo pintando del mismo color el mobiliario se puede conseguir una estética homogénea.

  1. Apuesta por aparatos de segunda mano

Y el último consejo para tener una oficina profesional de forma económica es apostar por aparatos de segunda mano. Antes de gastarte un dineral en mobiliario o equipos echa un vistazo en internet en plataformas como Wallapop o el marketplace de Facebook. En este tipo de plataformas se pueden encontrar artículos interesantes como impresoras a la mitad del precio que tienen en el mercado, escritorios por 10 euros o casi cualquier cosa que necesites.

Es por ello que puedes apostar por aparatos de segunda mano para reducir costes. Pero si se trata de aparatos tecnológicos pide referencias para saber que funcionan bien como un vídeo o intenta verlo en persona, filtrando por vendedores de tu zona.

Esperamos que estos 7 consejos para conseguir una oficina profesional de forma económica te ayuden a tener el espacio de trabajo que te mereces.