Climatización en toda la casa

Climatización en toda la casa

girl-15715_640

Llega el invierno y muchas familias vuelven a plantearse la instalación de gas natural para aclimatar su hogar en invierno porque puede ser un gran ahorro en la factura de la electricidad así que hoy vamos a hablar de esta empresa de gas natural en Toledo.

Esta empresa de Instalaciones de Gas Natural opera en el centro de la península y ofrece sus servicios aquí en Toledo, pero también en Madrid, Guadalajara, Cuenta y demás ciudades colindantes. Obviamente a quien vive en Sevilla le viene un poco mal pero yo sólo puedo recomendar lo que conozco y en mi zona creo que ellos son los mejores.

Son una empresa instaladora autorizada de Gas Natural Fenosa que cuenta con un equipo de instaladores de gas natural profesionales, que trabaja con seguridad y rapidez, siempre con un presupuesto ajustado. Esto último es lo que más me gusta porque personalmente pedí presupuesto a cinco empresas diferentes y cuatro de ellas me daban cifras desorbitadas mientras que Instalaciones de Gas Natural me dio un presupuesto mucho más razonable.

Además, actualmente tienen una oferta en la que, si confías en sus servicios te regalan 100 euros y tendrá 200 más de descuento en la compra de la caldera y yo, que acabo de hacerme la instalación, os puedo asegurar que 300 euros es muchísimo ahorro, un ahorro que os vendrá de perlas.

Está claro que el primer año en el que instalas todo el equipo no se ve ahorro alguno porque el gasto que haces de golpe es bastante importante, pero a partir del segundo año merece la pena. Por eso yo me esperé a tener algo de dinero ahorrado para hacerlo y ahora ya empiezo a notar el ahorro en la factura y, por lo tanto, el ahorro a final de mes.

Lo que yo no concibo, de ninguna de las maneras, es pasar frío. Entiendo que es la época del año en la que toca ponerte mantas y mantas encima pero en casa prefiero llevar una ropa liviana y mantenerme caliente así que no me duele gastarme el dinero en la comodidad de mi familia sinceramente. El calor ya es otro tema porque cuando llega el verano lo que más apetece es acabar en una playa o una piscina a remojo pero el frío es muy traicionero.

Luego está la opción de la estufas que, tanto las de gas como las eléctricas te pueden sacar del apuro en un momento dado, pero no me gustan, aunque para gustos los colores claro está. Este tipo de estufas puede calentar una estancia, sí, pero luego abres la puerta del salón, o de la habitación para ir al baño y acabas notando un cambio de temperatura impresionante porque el resto de la casa está 10 grados por debajo y ¿qué ocurre? Pues que cualquier corriente de aire con un cambio de temperatura tan brusco te acaba dejando con un catarro de tres pares de narices.

Deja un comentario