Ibertronix, vital para nuestra empresa

Ibertronix, vital para nuestra empresa

Somos una empresa que se dedica a fabricar cemento, donde es bastante importante contar con el mayor control posible del estado del horno rotatorio y del material que se fabrica dentro. Necesitamos contar con información, tanto de fuera como de dentro del horno rotatorio.

No podemos permitirnos jugar con marcas poco fiables, ya que , como diré más adelante, al final por ahorrarte dinero, terminas pagándolo al adquirir un producto de calidad bastante mala. Por favor, confiad siempre en productos que tengan buenas opiniones, ¿Los experimentos mejor con gaseosa verdad?

Recurrimos a Ibertronix por un compañero de trabajo y nos los recomendaron para haceruna renovación completa en la empresa. Nos gustaron los sistemas KMS (Kiln monitoring system) los cuales te ofrecen un mapa de temperaturas, donde viene el exterior del horno rotatorio.

Esto hace posible que gracias a las variadas resoluciones con que cuentan las cámaras termográficas y sus diferentes ópticas, se puede ajustar a las necesidades que puede tener cada horno en cuestión y de cómo se posicionen finalmente las cámaras.

Al final lo que obtienes es un mapa térmico de las temperaturas de fuera del horno, y merced a su sistema de visualización 3D podíamos ver como se encontraba el estado refractario durante todo el tiempo. Es una gran comodidad y un avance estupendo este tipo de visualización, puesto que nos facilita enormemente la labor.

Yo era de los que pensaba que solo era el típico equipamiento que no vale para nada, pero tengo que reconocer que facilita mucho la visualización y la toma de decisiones, algo que nunca es fácil.

Necesitábamos también tener un control del interior y aquí incidimos en que queríamos tener un control del funcionamiento del mismo maximizando el rendimiento que tiene a la hora de fabricar cemento. Aquí trabajan con un fabricante teutón: Sobota Gmbgh, los cuales nos han sorprendido gratamente por darnos soluciones fáciles y prácticas, ya que tienen varios tipos de sondas y se puede instalar sistemas de visión tanto de refrigeración por aire como por agua. Todo un lujo vamos. Además, lo combinamos con cámaras termográficas de la marca y se pueden tomar termografías de dentro de los hornos rotatorios.

Al final, ante todo estos buenos equipos, podemos decir que contamos con material de primera calidad para que el cemento que producimos siga estando en primera línea en términos de calidad y fiabilidad.

Últimamente en el sector, están comenzando a venir muchos productos de la lejana China. Está muy bien que vendan sus productos, pero por experiencia propia, duran bastante poco y fallan demasiado. Al final de nada vale que sea barato si el funcionamiento deja que desear y no es confiable.

Somos una empresa que tenemos muchas peticiones de cemento y en un mundo tan competitivo como este, perder a un cliente puede significar algo casi ya irreparable. Así que agradecimos encarecidamnte a Ibertronix su asesoramiento y el dotarnos de estos equipos que realmente nos hacen la vida y el trabajo más fácil.

Lo que uno busca en cuanto a la compra de estos equipos es ante todo fiabilidad, ya que se ven sometidos a un uso extremadamente exigente que no permite el jugar con posibles incógnitas. Necesitábamos un producto que funcionase bien y lo hiciese ya.

Al final, la apuesta por la calidad es lo más barato

Mi consejo es que, si necesitáis un producto técnico, no os dejéis llevar por los precios que muchas veces son enemigos de la calidad. Al final lo barato sale caro y más de uno ha tenido que ir, como me decía el de Ibertronix, con el “rabo entre las piernas” pidiendo uno de sus equipos al haber tenido que tirar una opción barata que en teoría daba resultados.

Yo no me la juego y seguro que tú tampoco cuando dependiendo de la calidad de tu maquinaria puede estar detrás la viabilidad o el desarrollo de tu empresa, así que sabes calidad ante todo.

En un sector tan exigente como este soy consciente de que volveré a solicitar los servicios de Ibertronix, ya que me gusta confiar en una empresa que me ha dado resultado su producto, intentando también no dudar en recomendarles a otros amigos que se vean en la necesidad de tener que adquirir este tipo de productos.