¿Qué perfil debe tener el contable de una empresa?

¿Qué perfil debe tener el contable de una empresa?

Todas las empresas, grandes o pequeñas, necesitan de personal capacitado para llevar las finanzas y la actividad económica de la misma, realizando actividades como el registro de facturas y recibos, los balances en los libros de actividad diaria y otras por el estilo.

Estas tareas, sin duda, son de gran importancia dentro del buen funcionamiento de la empresa, ya que de eso depende la disponibilidad de capital para desempeñarse.

Una mala administración contable podría representar fugas de capital, un desbalance importante y en el peor de los casos, la bancarrota: sobre todo si hemos confiado esta labor en manos inexpertas o en profesionales fraudulentos que pueden aprovecharse de su puesto dentro de la organización económica de la empresa para cometer operaciones ilícitas

Entonces, ante la importancia de este asunto, y ante esta realidad, es  muy importante saber escoger a esa persona que se encargará del área contable de nuestra organización, asegurándonos de estar confiando en un perfil realmente profesional, organizado y honesto que solo nos reporte rendimiento.

Para que sepas como elegirlo, hemos elaborado una lista de atributos que debes buscar en ese candidato, cortesía de Abogados & Asesores Santander, profesionales especializados en asesoría contable.

El perfil de un contable

Muchas empresas le dan prioridad a aquellos perfiles que denoten capacidad para trabajar bajo presión, ya que esperan que se evite el error humano aún y bajo mucho trabajo y fechas de entrega muy cortas. Otros más bien buscan que sea una persona muy organizada, para que de esta forma se evite que tenga que trabajar bajo presión. Otros le dan más prioridad es a su capacidad de análisis y su experiencia en el puesto, ya que esto puede garantizar que sepa como manejar las diferentes situaciones que se den en el desempeño de sus funciones.

Así, algunas de las cualidades que se suele buscar en un contable son:

  • Polivalente y con capacidad de adaptación

Los contables suelen encargarse de variedad de actividades dentro de su campo, por ejemplo, se puede recurrir a el para hacer la contratación de la empresa suministradora de electricidad, para que elija las mejores ofertas de telefonía y para consultar sus conocimientos sobre seguros, entre otras muchas cosas. Por ello debe ser una persona que maneje variedad de conocimientos y habilidades.

  • Metódico y organizado

Cundo manejamos los números y las entradas y salidas de dinero de una empresa debemos ser muy metódicos y organizados si no queremos cometer errores que puedan afectar su balance económico. Así, el contable debe garantizar que lleva un buen control de todas las cuentas, los registros, que hace revisiones metódicas en los cierres contables y que está asegurando la integridad de la información contable.

  •     Capacidad para trabajar en equipo

Por supuesto, los contables no trabajan solos, sería imposible llevar a cao todas las actividades necesarias dentro del departamento de finanzas si no se alían con otros profesionales. Por lo tanto deben ser personas que sepan trabajar en equipo, garantizando una sincronía y buena comunicación, y por lo tanto buen rendimiento,  dentro de su departamento.

  • Capacidad para planificar su trabajo

Los contables, como todos los puestos de trabajo, también tienen sus fechas de entrega, sobre todo cuando se trata de planificar pagos y de entregar los cierres contables, por lo que debe ser una persona lo suficientemente eficiente para cumplir con todos ellos.

Por ello, debe saber organizarse muy bien dentro de sus funciones para evitar situaciones de presión, estrés, retraso y los tan temidos errores contables.

  • Resolutivo y proactivo

Además de poder solucionar cualquier asunto contable que surja, también debe tener la capacidad para resolver otros asuntos que puedan llegarle a su mesa, e incluso, saber anticiparse a los problemas tomando medidas preventivas.

  • Autonomía y responsabilidad

Por lo general, los contables realizan sus labores con toda la confianza y libertad que la empresa pueda conferirles, por lo que debe ser una persona con bastante autonomía para asegurar que está realizando su trabajo correctamente y sin recurrir a nadie.

  • Capacidad de análisis

Gracias a la llegada de la tecnología a los departamentos contables, esta se encarga de realizar un montón de tareas de forma automática, que antes se hacían de forma manual haciendo perder valioso tiempo al personal encargado.

Así, ahora, como las maquinas se encargan de llevar a cabo las tareas más rutinarias, el contable termina asumiendo un rol de controlador, en  el que se encarga de supervisar que todo marche bien y en donde deposita la mayoría de su tiempo de trabajo es en el análisis de los datos y resultados, siendo muy importante que tenga la experticia para ello.

  • Habilidades comunicativas

Cualquier profesional debe tener habilidades comunicativas, ya se para comunicarse con los demás miembros de su equipo directo, con otros departamentos, con jefes, socios o clientes, ya que de esto depende el buen funcionamiento de la organización de la empresa. A través de una buena comunicación se puede desempeñar mejor el trabajo del equipo, se garantiza el rendimiento, la resolución de problemas a tiempo y la omisión de errores humanos por malos entendidos, por ejemplo.

No obstante, el contable no solo tiene que saber expresarse muy bien, sino también que decir y que no. La discreción, en este caso, es también muy importante, ya que la información que suelen manejar es de carácter delicado y privado.

  • Formación profesional

Por supuesto, que sería de un profesional sin la formación necesaria para desempeñar su cargo. Al igual que en cualquier otro puesto de trabajo, el contable debe contar con los estudios y conocimientos que lo hagan una buena opción en su área.

No solo debe contar con estudios en contabilidad sino en impuestos, el manejo de hojas de cálculo, cuadros de mando, modelización financiera….

Incluso, debe mantenerse actualizado en la realidad contable de las empresas, las leyes que la rigen y como se manejan las cosas en la industria actual.

No está de más tampoco conocer proveedores de servicios que puedan ser recomendados de forma confiable y con una inversión que sea beneficiosa para el capital de la empresa.

Recordemos que esta figura no solo manejará datos realmente delicados e importantes, en operaciones de carácter minucioso, sino que pasará a tomar decisiones importantes sobre el capital de la empresa.

Entonces, no solo se trata de un conocimiento teórico y prácticos, sino también del aporte de valores y un poco de sentido de común en cada opinión que de.

Conocimientos que debe de tener un buen contable

En un punto anterior hablábamos de la importancia de la formación en el perfil contable, así que a continuación te hablaremos de los conocimientos que deberías busca en este tipo de profesionales:

  • Finanzas y tesorería

Es habitual que en muchas empresas el contable se ocupe también de la tesorería de la empresa, por lo cual es importante que no solo sepa de finanzas sin que tenga conocimientos sobre banca, como por ejemplo, conocer qué tipo de comisiones e intereses aplican y saber los productos que utilizan las entidades financieras para:

  • Financiar a las empresas.
  • Invertir excedentes de tesorería.
  • La realización de cobros y su anticipo.
  • La realización de pagos.
  • Laboral

El contable tratará con las nominas de una empresa, el pago de horas extras, liquidaciones, etc., por lo cual debe tener los conocimientos en el ámbito laboral que le permita llevar este tipo de actividades a cabo, de forma eficiente.

  • Fiscal

También, todas las empresas deben rendir cuentas con Hacienda a través del pago de diferentes obligaciones tributarias. Por lo tanto, la persona encargada de esta labor debe conocer a cabalidad todas estas obligaciones y como responder ante ellas.

  • Obligaciones mercantiles

Los administradores de las sociedades deben convocar obligatoriamente una junta general, dentro de los seis primeros meses de cada ejercicio, para censurar la gestión social y aprobar las cuentas del ejercicio anterior.

En cuanto a esto, la legislación mercantil dice que «el órgano de administración deberá formular las cuentas anuales dentro de los tres meses siguientes al cierre del ejercicio social, que deberán ser aprobadas por la junta general dentro de los seis meses siguientes al cierre del mismo y depositadas dentro del mes siguiente al de su aprobación por parte de la junta».

Así, se trata de una tarea que debe realizar el equipo de contables de las empresas, de la forma correcta y en los plazos exigidos.

En conclusión

Cada empresa decide cual es el perfil de contable que quiere, sin embargo, si que buscan que este cumpla con la mayoría de los puntos descritos en la lista. Y es que hay que entender como importante la selección de aquella figura que se encargará de esta área. No solo representa las bases económicas en las que se cimienta la empresa, sino que es el encargado de cumplir con todas las obligaciones laborales y mercantiles de la organización; o como nos dicen los profesionales de Abogados & Asesores Santander, un contable que garantice un correcto manejo de las finanzas de una empresa, se convierte en un activo para esa sociedad.