Agricultura Orgánica

Agricultura Orgánica

Hay quien dice que es una moda y hay quien dice que es un estilo de vida. También hay quien dice que no sirve de nada y que no hay diferencia y hay otros que aseguran que los beneficios con notables y contables pero, sea como sea, la realidad es que la agricultura orgánica es un sector que está creciendo a pasos agigantados dentro de nuestra sociedad y sea por una causa u otra, la realidad es que no hay que perderla de vista porque tanto los inversores como los propietarios de campos agrícolas (al menos los que saben gestionarse bien) aumentan sus beneficios año tras año.

Sin embargo, cuando hablamos de agricultura agrícola tendemos a pensar sólo en el agricultor, en los jornaleros que trabajan el campo o en el propietario de las tierras que se explotan en este sentido pero hay mucha más industria detrás de esos campos de cultivo, desde la empresa que fabrica y comercializa las máquinas hasta los proveedores de semillas o la empresa de transporte que lleva el producto hasta todo el mundo. Y en este punto es donde se encuentra la empresa de la que vamos a hablar hoy, Cultifort, una empresa fabricante de productos orgánicos para la agricultura.

Cultifort lleva más de 30 años al servicio de la agricultura ofreciendo siempre lo mejor y de la mejor calidad. Uno de sus puntos fuertes son sus programas de investigación (I+D+I) internos y en colaboración con universidades e institutos de investigación españoles gracias a los cuales consiguen sacar al mercado productos innovadores que facilitan el trabajo a los agricultores y propietarios de empresas agricultoras. Sin embargo, una de sus líneas de producción, se centra en los productos orgánicos y es una gama en la que han visto incrementar ingresos notablemente. De hecho, los responsables nos aseguran que es una de las líneas de productos que más ha crecido en estos últimos años.

shutterstock_79118641reducida

Agricultura Orgánica

Algunos piensan que la agricultura orgánica se limita a cultivar sin químicos, de la manera más natural posible, pero es mucho más que eso. Se trata de un sistema de producción que trata de utilizar al máximo los recursos de la finca, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y la actividad biológica y al mismo tiempo, a minimizar el uso de los recursos no renovables y no utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos para proteger el medio ambiente y la salud humana. La agricultura orgánica involucra mucho más que no usar agroquímicos.

La selección de semillas y materiales vegetales, el método de mejoramiento de las plantas, el mantenimiento de la fertilidad del suelo empleado, el método de labranza, la conservación del agua… son muchos los requisitos que se han de cumplir para poder hablar de agricultura organiza. En resumen, para obtener un producto agrícola orgánico éste debe haber sido cultivado enteramente bajo el autoabastecimiento de una misma finca que reutiliza todo lo reutilizable, desde las heces del ganado como fertilizante natural hasta el agua de riego recolectada de las lluvias o de pozos fluviales, etc.

Actualmente el precio de la fruta y el vegetal cultivado de manera orgánica es bastante más superior al del producto cultivado con químicos y esto es porque la producción es menor y por tanto, si hay una gran demanda pero una pequeña producción el precio del producto se encarece. Sin embargo, aunque es difícil generalizar, se espera que en un futuro esta diferencia de precio se reduzca debido a un amento en la producción orgánica de algunos productos, con lo que se podrá satisfaces la demanda del mercado.

¿Qué significa todo esto en lenguaje industrial y empresarial? Pues que el sector de la agricultura agrícola está en auge y que si sigue así, dentro de poco, los propietarios de tierras que cultiven frutas y vegetales orgánicos se harán con un buen pellizco de ganancias así que no estaría de más pensar en invertir en empresas como Cultifort para asegurarnos un buen capital en el futuro.