El crecimiento constante del comercio electrónico

El crecimiento constante del comercio electrónico

No es una novedad que el mercado se está recuperando. No solo lo dice el Gobierno, sino las instituciones europeas confirman la recuperación económica. Pero lo importante no es fijarse en lo que dicen las instituciones, sino en el mercado, ya que muchas veces los políticos lanzan señuelos que indican una tendencia al alta de la economía cuando no es cierto.

Pero actualmente si se mira al mercado, y principalmente a la calle, podemos ver como los consumidores están ganando en poder adquisitivo. Esto repercute en las compras que realizan, y no sólo hablo de ventas en sectores potentes en los que se comercia con vehículos o viviendas. Los consumidores están volviendo a comprar en comercios con más habitualidad que durante los años de la crisis.

Pero se ha advertido un cambio de tendencia muy importante. Y es que durante los años de la crisis se ha desarrollado el comercio electrónico de manera notable. Y actualmente, los consumidores, en lugar de bajar a la típica tienda de debajo de casa para comprar un electrodoméstico, unas zapatillas o ropa para comprarlo sin comparar, miran los productos que ofrecen y los comparan en internet con otros.

Esto ha producido una evolución para los comercios tradicionales que quieren seguir aumentando sus ventas, y es que los comercios grandes y pequeños han tenido que volcarse al comercio electrónico para ser competitivos. Este es un proceso que puede resultar complicado, ya que implica adaptar los hábitos de las empresas a los de los consumidores. Y también implica dar una experiencia online tan buena como la que se da en la tienda física.

Las predicciones para el comercio electrónico en 2017 son muy buenas, ya que a lo largo de 2017 se espera que haya un crecimiento de ventas de alrededor del diez por ciento. A esta cifra se le une el dato dado por el Ministerio de Industria, según el cual, el cuarenta por ciento de los españoles realiza compras por internet de forma habitual (todos los meses); el veinticinco por ciento realiza una compra cada tres meses: y, por último, el veintitrés por ciento lo hace con una frecuencia de más de tres meses.

La necesidad de adaptarse al mercado

Llegados este punto, hay que apelar a las Pymes españolas que todavía están inmersos en el comercio online, a que apuesten por él. Y ya no solo por las grandes posibilidades de aumentar las ventas, sino porque es imprescindible hoy en día que la imagen de tu negocio esté a disposición de todos los potenciales clientes.

El primer paso para lanzarse al mercado es diseñar y llevar a cabo una página web moderna y adaptada a tus necesidades, además de comprar un dominio que coincida en la medida de lo posible con el nombre de tu empresa, o con el sector en el que trabajas. Además, no hay que olvidar que una vez que tienes una página web hay que posicionarla en los primeros puestos en buscadores, para atraer a los clientes potenciales antes que la competencia.

Pero es imprescindible destacar la importancia de tener un dominio web que te defina, así como una página web estructurada que describa y ensalce a tu empresa. Para ello es imprescindible la ayuda de profesionales, ya que la realización de una página web puede ser una tarea tediosa y desesperante sino tienes experiencia propia.

Cuando alguien me pregunta en quién podemos confiar, yo siempre recomiendo a Novored, una empresa de servicios globales en Internet con más de diez años de experiencia. Esta empresa destaca entre las demás porque combina las mejores soluciones de Hosting y diseño web, y que ha aportado su experiencia a cientos de empresas de toda España, ofreciendo a los clientes la mejor referencia para incrementar sus ventas y comercializar sus productos en internet.

Para finalizar diremos que hoy en día no basta con ofrecer productos competitivos al consumidor, sino que hay que saber distribuirlos de manera eficiente. Y no hay mejor manera para distribuir de una manera barata, rápida y segura, que a través de Internet. El comercio electrónico es tendencia, y subirse al carro puede hacer que una empresa aumente considerablemente su flujo de ventas.