La formación, clave fundamental para prevenir y minimizar los riesgos laborales

La formación, clave fundamental para prevenir y minimizar los riesgos laborales

Nuestro país ha sido desde hace algunos años un lugar en el que la construcción ha sido uno de los puntos fuertes de la economía ya que daba empleo a miles de personas a lo largo y ancho de toda nuestra geografía, sin embargo, con la crisis que todos hemos vivido estos últimos años, lo cierto es que el volumen de construcción y de ventas ha bajado considerablemente. En esas épocas de bonanza, eran muchos los empresarios que comenzaban promociones antes de acabar las anteriores o que priorizaban acabar el trabajo pronto a la seguridad, hecho que es una locura y que mes tras mes se veía reflejado en las cifras de siniestralidad laboral. Pero, por suerte, hoy en día esto ya está mucho más controlado y cada vez tenemos a nuestra disposición un mayor número de cursos formativos que nos conciencia acerca de los riesgos que corremos si no desempeñamos nuestras funciones laborales como es debido.

La formación es una materia que tiene una gran repercusión en nuestras vidas ya que nos capacita para desempeñar determinadas actividades laborales con rigor y seriedad y, además, nos muestra el camino o los pasos que debemos seguir cuando nos surge algún contratiempo.

Por suerte, desde hace unos años, concretamente desde 1996, en nuestro país está en vigor la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de riesgos laborales. Una ley que deja claro cuales son los métodos de actuación y cuales son las obligaciones y deberes, tanto del empleado, como del empresario ya que esta ley recoge cada uno de los supuestos posibles y con ello, deja en evidencia al culpable en caso de que ocurra alguna negligencia. Además, también refleja cuales son las medidas de seguridad que se deben de tomar en cada caso, así como refleja que las empresas han de tener un plan de seguridad y prevención de riesgos laborales en el que se reflejen tanto los comunes para todos los empleados como los casos específicos que requieran algún tipo de protección especial con el fin de prevenir y dado el caso, minimizar los riesgos para los trabajadores. Este plan que han de tener las empresas, en algunos casos es el empresario el que contrata a una compañía especialista para que se lo desarrolle, sin embargo, en otras, la gran mayoría, es la mutua o la asegura con la que trabaja la empresa la que lleva a cabo este trabajo con el fin de conocer de primera mano la realidad de la compañía y así, poder ofrecer una cobertura más específica a un precio más ajustado.

Esta prevención, la de riesgos laborales, es especialmente importante en las actividades industriales y en sectores como el de la construcción, ya que son trabajos en los que un error nos puede llegar a costar la vida. En el caso de la construcción, aunque muchos de los operarios ya están formados y concienciados de los riesgos que corren, son también una gran cantidad los que, sobretodo en época de verano cuando el calor aprieta, los que descuidan parte de esa formación y con ello llegan los sustos. Es por ello por lo que contar con Traltur Especialistas en altura para realizar una formación eficaz es la mejor opción ya que ellos son expertos en este tipo de trabajos de construcción en altura y nadie mejor que sus formadores conocen los riesgos a los que nos exponemos de no cumplir la normativa.

Los equipos de protección individual, nuestros aliados personales ante un riesgo

Como os comentábamos a lo largo del post, no solo existen equipamientos de seguridad para el conjunto de los trabajadores, sino que para casos concretos y particulares tenemos los equipos de protección individual a los que también conocemos habitualmente por sus iniciales EPI y es que estos están diseñados para adaptarse a nosotros en función del puesto de trabajo que tengamos. Cada actividad laboral posee sus propios EPIs y han de ir reflejados en el plan de seguridad puesto que no es lo mismo soldar que dar masa o no es lo mismo trabajar en una mina a limpiar una fachada. Es por esto por lo que cada equipo se ha de enfocar para cada puesto de trabajo y se ha de estudiar previamente cuales son los riesgos que se pueden correr al desempeñar esa actividad laboral con el fin único de prevenirlos o minimizarlos al máximo.