La popularidad de la meditación estimula la formación en esta actividad

La popularidad de la meditación estimula la formación en esta actividad

Tomarse la vida siendo doblegados por el estrés y todos los problemas que eso conlleva no es una gran idea ni mucho menos. Hay que procurar encontrar tiempo para nosotros, para reflexionar acerca de todas y cada una de las cuestiones que tienen que ver con nuestras vidas y buscar líneas de mejora que hagan posible un incremento de la felicidad, que a fin de cuentas es el objetivo que todos perseguimos y por el que trabajamos día a día. Por desgracia, no todo el mundo encuentra ese tiempo de reflexión que resulta clave para encontrar beneficios en nuestra vida.

Todo lo que sea apostar por la tranquilidad, por pensar en nosotros y nosotras mismas y por valorar diferentes aspectos de nuestra vida sin presión va a derivar en una toma de decisiones mucho más potente y acertada que si decidimos todas esas cosas en caliente. Las decisiones que afectan a temas que son elementales para sostener la estructura de nuestra vida son fundamentales y no se pueden tomar de cualquier manera. Hay que acertar con ellas y la mejor manera de hacerlo es que nos tomemos nuestro tiempo, que incluso cojamos distancia con respecto a nuestros lugares habituales y que el silencio forme parte de esa toma de decisiones.

La meditación es la mejor de las técnicas para hacer posible que consigamos reducir los síntomas del estrés o la ansiedad en nuestra vida y para que podamos analizar qué falla y qué es lo que realmente funciona. Un estudio liderado por el portal web Statista mostraba los diferentes porcentajes poblacionales que tenían que ver con la práctica de la meditación en el interior de nuestras fronteras. Algo más del 49% de la gente practica la meditación al menos una vez a la semana. Además, el 25% lo realiza de manera puntual y el 14% lo practica una vez al mes.

La popularidad de la meditación y sus exitosos resultados han provocado que se haya multiplicado la cantidad de personas que confían en ella para tomar decisiones de cierta relevancia en su vida. Los profesionales de Inspirare nos han hablado de ese crecimiento, que en su caso ha provocado que haya un mayor número de personas que desean formarse en un campo como la meditación para poder servir de guía en este sentido a más gente. Ser especialista en un campo como este está muy bien visto y muy demandado en la actualidad. Y es que la sociedad necesita de profesionales de este tipo para convertirse en un lugar mejor.

Es de gran interés que se apueste por una cuestión como la que estamos comentando. Los países en los que esta meditación es más tradicional que aquí están disfrutando de esas ventajas desde hace tiempo y lo cierto es que aquí hemos tardado demasiado en darnos cuenta de que, en ocasiones, tenemos que dedicarnos más tiempo y debemos olvidarnos de algunas de las cosas que nos preocupan y que nos rodean. Sabemos que, si estamos acostumbrados a todo lo contrario, es difícil adoptar esta nueva actitud ante la vida, pero ya os decimos que no os vais a arrepentir en absoluto.

Esto es idóneo para todo tipo de personas. A veces, por ejemplo, tendemos a excluir de este tipo de técnicas a los niños. Y nos equivocamos. También ellos sufren en esta vida y también ellos necesitan olvidarse de lo que ven día a día. La vida no es igual de fácil para todos y está claro que los que sufren necesitan algún tipo de ayuda para disfrutar del bienestar que todo niño debería tener y que a ninguno de ellos se debería negar.

Un dato que os sorprenderá 

Hay alguna ventaja más de la meditación de la que todavía no os hemos hablado pero de la que os vais a sorprender. Según una noticia publicada por el portal web Business Insider, la meditación puede jugar un papel muy importante en el rejuvenecimiento del cerebro, hasta tal punto que el cerebro de una persona de 50 años puede ser similar al de una de 25. Ni que decir tiene que todos y todas deseamos que nuestro caso sea un ejemplo de ello. Pero para eso hay que apostar por la meditación.

Siempre hemos creído que una persona que dedica tiempo para sí misma es alguien que va a tener muchas más posibilidades de ser feliz que alguien que apuesta por todo lo contrario. Es una pena que en la sociedad moderna haya cada vez menos tiempo para nosotros mismos. Las largas jornadas de trabajo y la excesiva dependencia de las redes sociales así lo han dispuesto. Es hora de que luchemos contra todas las ventajas que esas cosas llevan asociadas y de que nos pongamos nosotros y nosotras mismas en el centro de nuestra propia vida.