La usabilidad web. Qué es y para qué sirve

La usabilidad web. Qué es y para qué sirve

Usabilidad, usabilidad, usabilidad. Todo el mundo tiene en la boca la dichosa palabrita. Y es que en los últimos tiempos, siempre que se habla de marketing online, se habla también de usabilidad. Todos y todas hemos escuchado el término alguna vez, pero, ¿sabemos realmente a qué se refiere? Pues bien, si quieres saber más acerca de esto, continua leyendo este post, porque te vamos a explicar en qué consiste esto de la usabilidad en Internet, para que estés a la última. No pierdas detalle porque te lo vamos a contar todo.

¡Empieza nuestro viaje por la red!

Qué es la usabilidad en Internet

Por usabilidad se entiende la facilidad con que las personas pueden utilizar una herramienta particular o cualquier otro objeto fabricado por humanos con el fin de alcanzar un objetivo concreto. En el caso de la usabilidad en Internet, el objeto de uso puede ser una app o una página web, por ejemplo.

El estudio de la usabilidad puede ser realizado por un analista especializado, por diseñadores, redactores técnicos, especialistas en marketing, etc. Y esto es lo que hacen en Grupoom, agencia de marketing y publicidad y cuentan con un equipo multidisciplinar, especializado en proporcionar herramientas y servicios a todos y cada uno de sus clientes, en función de sus necesidades concretas, aportando las mejores soluciones en cuanto a comunicación y promoción online y offline del negocio, a fin de mejorar la reputación, tanto dentro como fuera de la red. Sus profesionales del marketing online y la usabilidad con el objeto de conseguir de toda página web, la mejor herramienta para aumentar el volumen de ventas de sus clientes.

Según la norma ISO/IEC 9126: “La usabilidad se refiere a la capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el usuario, en condiciones específicas de uso”.

Esta definición hace énfasis en los atributos internos y externos del producto, que contribuyen a su funcionalidad y eficiencia, por lo que la usabilidad depende también del usuario. Por ello un producto solo es potencialmente usable en un determinado contexto particular y por unos usuarios concretos. particulares. Según Bevan, “la usabilidad no puede ser valorada estudiando un producto de manera aislada”,

Y la norma ISO/IEC 9241 dice que: “Usabilidad es la eficacia, eficiencia y satisfacción con la que un producto permite alcanzar objetivos específicos a usuarios específicos en un contexto de uso específico”. Es una definición centrada en el concepto de calidad en el uso, esto es, a la efectividad con las que el usuario realiza tareas específicas en escenarios concretos.

A partir de la conceptualización llevada a cabo por la ISO, se puede hablar de ciertos principios básicos de la usabilidad, a saber:

  1. Facilidad de aprendizaje
  2. Facilidad de uso
  3. Flexibilidad
  4. Robustez

Jakob Nielsen, experto y gurú de la usabilidad en los entornos web definió la usabilidad como «un atributo de calidad que mide lo fáciles de usar que son las interfaces web».

Redishe, por su parte, añade en su definición que para quien es preciso diseñar sitios web para que los usuarios sean capaces de «encontrar lo que necesitan, entender lo que encuentran y actuar apropiadamente… dentro del tiempo y esfuerzo que ellos consideran adecuado para esa tarea».

Se trata, por tanto, de satisfacer más a los usuarios, con un sitio web más eficaz y eficiente.

Reglas de usabilidad web

La usabilidad web es la disciplina que estudia la forma de diseñar sitios web para que los usuarios puedan interactuar con ellos de la forma más fácil, cómoda e intuitiva posible.

Existen 5 principales reglas que adaptadas a una web, se les puede considerar como un web «usable».

  1. Rápido
  2. Simple
  3. Investigable
  4. Para la mayoría
  5. Manténgalo actualizado.

Los principales beneficios de la usabilidad

  1. Reducción de los costes de aprendizaje y esfuerzos.
  2. Disminución de los costes de asistencia y ayuda al usuario.
  3. Disminución en la tasa de errores cometidos por el usuario y del retrabajo.
  4. Optimización de los costes de diseño, rediseño y mantenimiento.
  5. Aumento de la tasa de conversión de visitantes a clientes de un sitio web.
  6. Aumento de la satisfacción y comodidad del usuario.
  7. Mejora la imagen y el prestigio.
  8. Mejora la calidad de vida de los usuarios, ya que reduce su estrés, incrementa la satisfacción y la productividad.

Todo esto supone una reducción y optimización de los costes de producción y un aumento en la productividad, al tiempo que permite mayor rapidez en la realización de tareas y permite un ahorro de tiempo considerable.