Las empresas empiezan a descartar el papel

Las empresas empiezan a descartar el papel

Las facturas se mandan por e-mail, la comunicación se realiza también por correo electrónico, las revistas se leen online y se toman notas en ordenadores. Cada día es más frecuente que las impresoras en las empresas permanezcan paradas por muchos días antes de que alguien requiera de sus servicios y esto, en cierto modo, es positivo: menos impresiones, menos papel más ahorro económico y, sobre todo, más ahorro medioambiental.

Actualmente sólo de vez en cuando es cuando se suele poner en marcha la impresora para sacar algún documento que nos resulte importante o para tener en papel cierta información, pero el resto: todo digitalizado y dentro del ordenador. Por eso muchas empresas están empezando a prescindir de este periférico pero se encuentran con el problema de que, alguna vez, sí necesitan esos servicios.

La industria periodística dice adiós al papel poco a poco

Y es que el papel está casi obsoleto. Dejando a un lado ciertos sectores donde es inviable que sobrevivan sin él, la llegada del mundo digital ha hecho que el papel empiece a desaparecer de nuestro día  adía. Los medios de comunicación apuestan cada día más por sus ediciones digitales frente a su diario impreso y algunos hasta prescinden de ellos. Primero fue “Público” quien decidió decir adiós al papel, al igual que 20minutos y otros periódicos, y ahora es “The Independent” quien lo hace.

El diario británico acaba de publicar su última edición en papel. A partir de ahora sólo saldrá en formato digital. ESI Media, el grupo propietario, anunció esta noticia el pasado 12 de febrero y aseguro que se debía a los cambios que estaba sufriendo la industria periodística. De todo esto yo saco la siguiente conclusión: si el periodismo es, probablemente, el empleo o el sector donde más importante ha podido ser el papel en siglo XX y actualmente está diciendo adiós a este material… ¿no es lógico que el resto de industrias vaya por el mismo camino? Yo opino que sí, indudablemente.

Sin embargo, también es verdad que soy de los que piensa que el papel no va a desaparecer nunca del todo. Ocurre lo mismo que con los libros. Tras la aparición el e-book muchos anunciaron el fin del libro tal y como lo conocíamos hasta el momento pero nada más lejos de la realidad. Los nostálgicos del papel, los verdaderos amantes de los libros, siguen prefiriendo este formato para leer sus novelas favoritas, incluso algunos lectores esporádicos lo prefieren: tener el libro impreso, poder guardarlo y tocarlo físicamente, eso es algo que el e-book no puede darte. Incluso algunos apoya la impresión en papel aludiendo al olor tan característico que tienen los libros, un olor que desaparecería de nuestra tradición cultural si todo el mundo se pasase al libro digital.

Sea como sea, aunque estoy a favor de reducir el consumo del papel al máximo, sobre todo por el medioambiente, también estoy en contra de su desaparición total. Creo que la naturaleza nos ha dado el papel como un regalo, solo que nosotros nos empeñamos en sobrepasarnos con ella y lo que debemos hacer es sólo utilizarlo cuando sea necesario. En la justa medida está la clave ¿no creen?

shutterstock_313955738reducida