Los radioaficionados, un servicio extraordinariamente útil y eficaz

Los radioaficionados, un servicio extraordinariamente útil y eficaz

El premio Nobel de Física del año 1909 Guillermo Marconi y la radio afición están íntimamente ligados, no en vano las comunicaciones realizadas en código morse pueden considerarse como los primeros pasos de los radioaficionados, los cuales fueron reconocidos y adquirieron su carta de naturaleza en la Conferencia de Washington de 1927, donde se efectuó un primer reparto internacional de frecuencias y se asignaron unas bandas determinadas a la radio afición.

La radio afición es un servicio de radiocomunicación que tiene por objeto la instrucción individual, la intercomunicación y los estudios técnicos, efectuados por personas debidamente autorizadas que se interesan por la radiotecnia con un carácter exclusivamente personal y sin una finalidad lucrativa, utilizando su afición como un lazo de unión de amistad, comunicación, entendimiento e incluso como un servicio de utilidad pública, pues en caso de accidentes, catástrofes, etc. se convierte en un medio extremadamente útil y eficaz para transmitir y recibir en las circunstancias más adversas.

La normativa que regula la autorización para poder ser radioaficionado es amplia y variada. Así la Ley 9/2014, de 9 de mayo, General de Telecomunicaciones y el artículo 16.1 del Reglamento sobre el uso del dominio público radioeléctrico disponen que se requerirá de la obtención previa de una autorización administrativa individualizada otorgada por la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital. Así mismo el capítulo II del Reglamento de Radioaficionados (Orden IET/1311/2013, de 9 de julio) establece que la obtención de la autorización de radioaficionado necesitará de la superación de una prueba de capacitación para operar estaciones de radioaficionado, en la que quede acreditado tener unos conocimientos suficientes acerca de electricidad, radioelectricidad y de la normativa reglamentaria en vigor. Tras superar esta prueba y obtener la autorización, uno de los mayores aliados de los aficionados a la radio es OndaManía, una tienda de radioaficionados y telecomunicaciones, referente del sector en el mundo online, que dispone de un amplio catálogo de productos con las últimas novedades y las mejores marcas y productos, por lo que cada vez son más las personas interesadas en esta afición que recurren a esta tienda para obtener los mejores productos para complementar su afición.

Además, según la movilidad las estaciones radioeléctricas se pueden clasificar en:

  • Estación fija. Estación destinada a un uso permanente en un determinado emplazamiento.
  • Estación móvil. Estación a bordo de un vehículo destinada a ser utilizada en movimiento o, mientras esté detenida, en puntos no determinados.
  • Estación portátil. Estación transportable por una persona destinada a ser utilizada en movimiento o, mientras esté detenida, en puntos no determinados.

Antes de proceder a la instalación de una estación radioeléctrica es necesario realizar un proyecto técnico de la estación que deberá ser autorizado e inspeccionado conforme a las condiciones que fija el Reglamento aprobado por el Real Decreto 123/2017.

Los usos del dominio público radioeléctrico son:

  • Uso común. El art. 19 del mencionado reglamento señala que es el que se realiza sin precisar de ningún título habilitante, sin limitación de número de operadores o usuarios, y con las condiciones técnicas que se determinen en el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias, destinándose a este uso aquellas bandas, subbandas o frecuencias que se señalen como tales en el mencionado Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias para aplicaciones industriales, científicas y médicas. Los servicios que efectúen un uso común del dominio público radioeléctrico no deberán producir interferencias perjudiciales a otros servicios de radiocomunicaciones autorizados, ni podrán solicitar protección frente a ellos.
  • Uso especial. El art. 22 del Reglamento dispone que es el que se realiza mediante la explotación de forma compartida, sin limitación de número de operadores o usuarios, con las condiciones y para los servicios que se establezcan en cada caso, y con las condiciones técnicas que se determinen en el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias o en su regulación específica, destinándose a dicho uso aquellas bandas, subbandas o frecuencias que se señalen en el mencionado Cuadro Nacional. El título habilitante para el uso especial puede ser:

-General. Es el otorgado para bandas de frecuencias, habilitadas a tal efecto, mediante redes públicas de comunicaciones electrónicas instaladas o explotadas por prestadores de servicios de comunicaciones electrónicas, concedidas sin más trámite que notificación a la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital.

-Individual. Se trata de una reserva de derecho de uso especial por radioaficionados u otros sin contenido económico, en cuya regulación específica o en el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias así se establezca. Estas autorizaciones se otorgarán por orden de presentación de solicitudes.

La radio

La radio es un medio de comunicación que se basa en el envío de señales de audio a través de ondas de radio. En España la primera transmisión se realizó en 1902 entre Alicante e Ibiza por Julio Cervera, un colaborador de Guillermo Marconi.