Publicidad y stands: una salida de éxito para los estudiantes de diseño gráfico

Por su versatilidad y por la cantidad de recursos de la que dota a sus estudiantes, los grados de diseño gráfico ofrecen una variedad de salidas profesionales a tener en cuenta, con opciones como el diseño multimedia, audiovisual y de interacción, la animación digital, la composición de la identidad corporativa de una empresa, los montajes de stands publicitarios y stands de ferias, el diseño editorial, la publicidad, el diseño en plataformas de información, la publicidad, los estudios de tendencias y estrategias empresariales, el diseño de viviendas, espacios de trabajo y espacios públicos, la tipografía, la ilustración,….

En el caso concreto de alguna de estas variantes, como el diseño de stands publicitarios, existen incluso estudios específicos de posgrado que promueven esta formación específica debido a la notable demanda existente en el mercado laboral. Y es que, en tiempos de crisis, un buen aparato de publicidad y promoción, realizado con talento y habilidad, puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa. Así pues, gracias a su combinación de requisitos artísticos y publicitarios, las diplomaturas de diseño de espacios comerciales son una opción indicada para estudiantes licenciados o graduados en arquitectura, arquitectura técnica, ingeniería de edificación, diseño de interiores, bellas artes,… El objetivo consiste en adquirir los conocimientos técnicos, artísticos y comerciales necesarios para que el stand publicitario, el stand para ferias, el stand promocional, el showroom o el escaparate tradicional consigan reflejar y transmitir la identidad de la marca o la tienda que contrata los servicios del diseñador. De este modo, a través de clases teóricas y sobre todo ejemplos prácticos, el estudiante adquiere fundamentos para el correcto empleo de elementos efímeros, tales como el color, la composición arquitectónica con formas y figuras o la composición comercial.

Diseño de StandsLas competencias esenciales que se desarrollan con este tipo de cursos de posgrado permiten conseguir la posesión y comprensión de conocimientos que generen una habilidad y una originalidad personal en la concepción de ideas y estructuras publicitarias y, de esta manera, resolver los problemas asociados al contexto del producto o servicio comercial asociado, el espacio disponible para la composición de la arquitectura del stand y su interconexión con un entorno siempre variable. Muchas de estas competencias, no obstante, terminan por aparecer de forma casi autodidacta, por lo que asimismo es elemental el desarrollo de rudimentos de aprendizaje crítico y autónomo para disponer de una mente abierta, flexible e intuitiva. Junto a la experiencia directa, es ésta la mejor herramienta para la apropiada resolución de todo tipo de dificultades allí donde no llegan los conocimientos teóricos acerca de las tendencias históricas y contemporáneas del diseño publicitario, la detección de fuerzas y debilidades de la imagen de la empresa en cuestión, la generación de conceptos técnicos, psicológicos y emocionales; la representación figurada y abstracta de conceptos e ideas que lleven a su comprensión lógica o emocional por parte de los consumidores o su exposición oral y visual previa frente al cliente primario: la empresa o la firma contratante. Aparte de esta orientación encaminada a las estrictas exigencias del mercado, tampoco se descuida en el currículum la reflexión hacia la deontología de la publicidad y sus responsabilidades éticas y sociales para con el consumidor potencial.

De ahí a participar o a crear una empresa especializada en el diseño comercial solo hay un paso. Incluyo ya existen compañías pioneras en el sector que se dedican a vender sus servicios a través de internet. La red facilita el acceso al catálogo de productos y a la exposición visual y accesible de los mismos. Gracias a ello, el cliente puede escoger el material más adecuado a su imagen -aluminio de alta resistencia, madera, metacrilato, textiles, PVC,…- y hasta orientarse acerca de las distintas posibilidades que ofrece cada diseño. Por ejemplo, los stands modulares proponen una solución rápida y económica que, además, ofrece unos resultados visuales muy estimables. O, por su parte, los stands hinchables son otra opción de gran demanda por su estética amigable y llamativa, que se une a otras ventajas como la sencillez de su montaje y desmontaje, su sencillo transporte y la posibilidad de ser reutilizados.

Deja un comentario