Ventajas e inconvenientes del uso de uniformes en el trabajo

Ventajas e inconvenientes del uso de uniformes en el trabajo

Cada vez más empresas apuestan porque sus trabajadores lleven uniforme y es que son muchas las ventajas que ofrece tanto a los empleados como a la propia compañía. No obstante, aunque sean pocos los inconvenientes de apostar por los uniformes de trabajo también hay algunos. 

Y en este artículo vamos a conocer tanto las ventajas como los inconvenientes del uso de uniformes en el trabajo. Un post que puede ser de gran utilidad para todas aquellas empresas que se estén planteando su implantación. 

Ventajas del uso de uniformes en el trabajo 

Las ventajas del uso de uniformes en el trabajo son bastantes y las vamos a detallar a continuación. 

· Es más cómodo y seguro 

Los uniformes hacen que los empleados trabajen con ropa más cómoda y segura. En función de la profesión los uniformes se crean con unas necesidades particulares que hacen que los trabajadores cuenten con más seguridad en su día a día. “Existen por ejemplo uniformes de alta visibilidad, perfectos para aquellos empleados que tienen trabajar en la calle, ya que tienen bandas reflectantes que iluminan a los trabajadores cuando hay luz directa sobre ellos. Esta característica hace que los trabajadores se sientan más seguros al evitar en gran medida los atropellos y los accidentes”, explican desde la empresa Doblege, expertos en ropa laboral y uniformes. 

· Identifica a los trabajadores

Otra de las principales ventajas es que los clientes pueden identificar sin problemas a los trabajadores. Recuerdo en una importante tienda de ropa que me han confundido un montón de veces con una empleada siendo que yo tan solo estaba por allí comprando, pero como las trabajadoras no cuentan con un uniforme o ropa de trabajo representativa y trabajan con ropa de calle, al verme joven se pensaban que yo era una empleada. Y esta cuestión es muy mala para las empresas, primero porque si los clientes no pueden identificar bien a los empleados y se equivocan, puede que les de vergüenza volver a intentarlo y prefieran no solucionar las dudas antes que pasar otra vez por esa bochornosa confusión. 

· Es una gran ahorro de dinero y tiempo para los trabajadores 

Sí, los uniformes de trabajo pueden suponer un gran ahorro en ropa para los trabajadores. Por muchas razones, porque no tendrán que usar su ropa de calle para el trabajo y malgastarla. Y luego ya no solo por el dinero, también es un ahorro de tiempo porque no hay que pensar todas las mañanas qué ropa ponerse. 

· Ayuda a crear imagen de marca 

El uso de uniformes personalizados con el nombre de la empresa ayuda a crear imagen de marca. Ya que los clientes podrán asociar fácilmente el logo de la compañía con el establecimiento comercial. También es conveniente reforzar esta imagen de marca no solo con el logotipo, sino que el uniforme siga los colores corporativos de la compañía y refleje sus valores. 

Los principales inconvenientes de los uniformes 

Ya hemos conocido las ventajas del uso de uniformes en el trabajo, así que ahora toca conocer los principales inconvenientes. 

· No quedan bien a todo el mundo 

Este es el peor inconveniente. Y es que los uniformes no siempre quedan bien a todo el mundo, se suele utilizar un patrón común con distinto tallaje pero a pesar de ello no se adaptan a todo tipo de cuerpos. Esto es un problema porque a pesar de que un trabajador tenga un uniforme de su talla si no se siente seguro al quedarle mal se sentirá incómodo todos los días durante su jornada laboral. 

· Hay que realizar una inversión 

Este es un inconveniente para las empresas y es que aunque los uniformes suelen ser baratos hay que hacer una inversión. Cada trabajador tiene que contar con al menos dos uniformes para poder tener uno de muda. Así que en función del número de trabajadores de la empresa la inversión será menor o mayor. Este presupuesto también dependerá de la calidad de la ropa y el grado de personalización, por ejemplo si se apuesta por bordar el logotipo de la compañía el precio subirá. 

· Los uniformes no son aptos para todos los ambientes 

Tenemos claro que puede ser necesario llevar uniforme en una fábrica, en un restaurante o incluso en una tienda de ropa. Sin embargo, en otros ambientes laborales tendría poco éxito o sentido implantar uniformes por muchos sentidos. Por ejemplo, ¿te imaginas en una oficina a todos los trabajadores con uniforme? Parece raro verdad y es que en algunos sectores no es necesario apostar por la ropa laboral, incluso puede ser negativo para la empresa.